INEDEP
domingo, 31 de diciembre de 2017

Hábitos de consumo: baja la demanda de carne

Comunidad | Cada vez son más los cordobeses que buscan ahorrar en la compra de alimentos. Más del 60 % de los encuestados sustituyó la carne por el pollo. El cine, en baja. El turismo, para algunos.

En el marco de la constante evaluación del poder adquisitivo de los cordobeses, el Defensor del Pueblo de la Provincia de Córdoba, Mario Decara, a través de su Instituto de Estadísticas (INEDEP), elaboró el siguiente informe de "Hábitos de Consumo".

El trabajo requirió de casi 400 encuestas realizadas por personal del INEDEP durante el mes de noviembre de 2017 e indaga en torno a las variaciones que los ciudadanos reconocen en su consumo.

A continuación, presentamos lo más destacado de la información recolectada:


Tamaño de la muestra: 393 cordobeses mayores de 18 años de diferentes zonas de la ciudad. Muestreo probabilístico polietápico con la siguiente cuota de género: 41.39 % de encuestados varones y el 58.61 % de mujeres.

 

Categorías analizadas: alimentos, indumentaria, entretenimiento y turismo.

 

Qué alimentos se consumieron más y cuáles menos: el pollo fue el producto que más aumentó con relación al año pasado, con el 35.37 % más de consumo entre los encuestados. Luego le siguen las frutas y verduras, que aumentaron en un 26 % su consumo.

Entre los alimentos que disminuyeron su consumo en comparación a 2016 hay dos que sobresalen del resto: en primer lugar la yerba, que bajó en un 68.54 % su consumo, y en segundo lugar la carne, cuya disminución trepó hasta el 51.91 %.


Qué alimento fue el más sustituido: la carne vacuna fue el alimento más reemplazado, el 58.51 % de los encuestados dijeron haberlo cambiado por otro, más saludable o más económico. Dentro de ese porcentaje que marginó el consumo de carne vacuna, un 60.66 % lo hizo por pollo, un 13.60% por verduras y un 11.03 % por pescado.

 

Cordobeses ahorrativos: casi ocho de cada 10 personas encuestadas (el 79.90%) afirmaron recurrir a diferentes métodos para ahorrar mensualmente en la compra de alimentos para sus hogares. La mayoría de estos casos (el 90 %) busca ofertas o promociones constantemente.

 

Cada vez se sale menos: dentro de las opciones de entretenimiento, se indagó la variación anual del consumo de diferentes espectáculos. Los niveles de asistencia a estas ofertas de entretenimiento son muy bajos. En el caso de los recitales o boliches, el 71.21 %  de los encuestados no asiste a ellos. El 73.59 % no va al cine; y hay niveles mucho mayores de no consumo de museos y teatros (85.71 % y 90.49 % respectivamente).

En comparación con 2016, entre las variables analizadas se destaca el cine como aquella que tuvo mayor porcentaje de disminución de asistencia interanual. El 63 % de quienes van al cine redujeron la frecuencia con que concurren a estos establecimientos.

 

El turismo, gasto para algunos: poco más dela mitad de los encuestados, el 52.84 % destinó parte de sus ingresos anuales a realizar alguna actividad turística. Dentro de ese universo de viajeros, el 31.44 % sostuvo que el consumo de productos turísticos se mantuvo igual que elaño pasado.

 

La ropa y el calzado, para menos de la mitad:el 57.59 % de los encuestados dijo haber disminuido el consumo de indumentaria para vestirse o directamente no consumir. Del resto,  solo el 5.14 % se ubicó dentro de quienes fueron capaces de aumentar su consumo de prendas con relación al año pasado.  El 37.28 % se mantuvo estable.

Ver informe